11 abril 2011

LA/EL QUE VUELA Y EL LADO OSCURO DEL CORAZÓN

 "...¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar pierden el tiempo conmigo!" 



La que vuela, el que vuela... Probablemente much@s vamos por la vida buscando ese ser aparentemente mitológico que vuela y tiene el poder de hacernos volar, rogando a los hados que en realidad exista y se deje encontrar -Porque bien es sabido que la existencia de un algo no implica su encuentro fortuito, excepto si crees en el destino, pero para qué arriesgarse?-
Andamos y desandamos caminos enteros, hablamos con conocid@s y extrañ@s intentando comprender y descifrar la naturaleza exacta del objeto de nuestra búsqueda; lo que muy pocas gentes logran en ese devenir no es quizá  el hecho de encontrarle -al ser humano que vuela y tiene la capacidad de hacerte volar- en realidad eso, visto en perspectiva, podría llegar a suceder, incluso varias veces en la vida; no, lo que realmente poquísima gente logra, es seguir volando después de cierto tiempo juntos... Es algo que se me antoja ya no difícil, sino rayando en lo imposible.

Me imagino a Oliverio, por ejemplo, encontrando un día de estos a "la que vuela", y entre impecables y contundentes versos de Benedetti, Girondo y Gelman le hace volar y vuelan juntos por... cuánto? una semana?, un mes?, un año?, siete años? y luego qué? la rutina, el "aliento insecticida", la "nariz de campeonato de zanahorias" irá tomando importancia y llenando sus cuerpos cada vez de más peso, hasta que no puedan vencer la gravedad por sí mismos y terminen vencidos, con los pies bien plantados sobre la tierra.

Pero es justo eso lo bello de la poesía y los amores recientes, están llenos de perfecta levedad que permite volar y andar entre nubes, y es precisamente esa la adicción que adolescemos quienes buscamos al ser que vuela; supongo que volar es un vicio al que no estamos dispuestos a renunciar en nombre del peso de lo cotidiano.

5 corrientazos:

dale calor dijo...

En mis sueños desde luego que volar era una de las sensaciones mas increibles (salvo algun sueño erotico tonto jajaja), bueno al grano sensación de libertad, alegria, venga volemos todos...pero "pa" eso hace falta algo de verde ¿no? jejeje

saludos

http://dalecalor.blogspot.com

Linknas dijo...

recordando tiempos en lo que esas palabras me hicieron volar!
QUe bonito encuentro casual.

Ale dijo...

Gracias a ambos. Buena manera de volar, dale calor. Que bueno que aún podas volar Linknas, saludo.

jocantaro dijo...

bueeeeeeno, me ha llevado tiempo, pero he leído prácticamente todo lo que hay en tu blog. Sencillamente exquisito, me gusta tu forma de escribir, mezclas la sencillez y la cultura, en dosis equilibradas, haces que sea ameno y a la vez interesante.... eres la persona con la que me gustaría escribir un libro. Pero eso ya son cosas aparte...

La verdad, que quieres que te diga, volar es simple, solo tienes que cerrar tus ojos, y volar en compañía no es complicado, solo tienes que confiar en que la otra persona seguirá ahí cuando los abras... Yo ya he tenido varios desengaños amorosos, el último la verdad que bastante importante, pero todo es cuestión de proponérselo. Una vez encuentras esa persona con la que volar se te hace fácil, el resto es mantenerla como al principio, tu misma lo dices, caen en la rutina, sinceramente creo bastante en el destino, pero eso no influye a la hora de pensar que podemos cambiarlo, y... bueno, la rutina es fácil de evitar, si se sabe como...

Un abrazo mujercilla y gracias por el tiempo que he estado disfrutando de tus apasionantes relatos.

Gera!!

Ale dijo...

Me has hecho emocionar, querido amigo, muchas gracias por tu comentario y es muy bonito saber que aún alguien más cree que sí se puede... lamentablemente yo no lo veo tan fácil... Pero vaya uno a saber si los optimismos también son contagiosos ;) un abrazote, muchas muchas gracias por tus palabras de aliento, alimentan al alma montones.

.
 

BoTaNdO CORrIENtE Copyright © 2010 | Designed by: Compartidisimo